3 de junio de 2016

Ni rastro al fin
del cernícalo. Arregla sus plumas 
el mirlo de la antena