20 de octubre de 2013

Campos de algodón.
 Llegan al horizonte
 las nubes blancas

4 comentarios:

  1. Y en ese horizonte todo se confunde, se mezcla... y el cielo se vuelve tierra y la tierra cielo y deja de tener sentido el arriba y el abajo y ya nada importa porque la vida es un todo...
    Un abrazo Elías

    ResponderEliminar
  2. Unas preciosas palabras y una valiosa reflexión. Me siento honrado de que la hayas plasmado aquí...La vida es un todo...lástima que lo estamos olvidando continuamente para recordarlo solo en momentos puntuales. Gracias de nuevo Alfredo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ya te lo ha dicho Alfredo,y tu lo has redondeado.Simplemente que sepas que me gusta.

    ResponderEliminar
  4. Gracias de corazón, Lilí. Tus comentarios tan amables me causan mucha alegría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar