15 de octubre de 2013

Grillo en otoño.
Un niño coge mi mano
para tocarlo.

4 comentarios:

  1. Mercedes mil gracias por pasarte y dejar tu amable opinión Me anima muchísimo.
    Un abrazo,
    _/\_

    ResponderEliminar
  2. La magia de esa cadena que se forma entre adulto, niño y grillo... tu haiku tiene el don de que al leerlo uno quiere sumarse a esa cadena, a esa mezcla de miedo y asombro que parece emanar de ese niño, a ese pálpito de vida que por ser otoño parece a punto de escaparse...
    Mola tu haiku Elías

    ResponderEliminar
  3. Qué alegría que te haya despertado esas sensaciones. Te agradezco mucho tus palabras y que te hayas tomado tiempo para dejarlas aquí. Eres muy amable.
    Alfredo: gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar