26 de septiembre de 2013

Grieta entre losas.
Esta flor violeta,
¿cuándo ha nacido?

4 comentarios:

  1. Grata sorpresa, ¿verdad, Elías?
    La naturaleza no repara en el sitio donde dar vida y belleza.
    Y la atención del haijin que fija el momento y lo comparte.

    Gracias, amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí que lo fué...no había nada vivo en apariencia...la jardinera llena de colillas, el enlosado sucio...y sin embargo... Qué interesante reflexión...sí...y se resiste a que la hagamos desaparecer; insite -parece- en regalarnos con su belleza, a pesar de todo. Mil gracias por pasarte y comentar Juan Carlos. Tan bienvenida tu visita...Te envío un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me gusta,Elías!,una bella flor en un lugar inesperado,quizás tantas veces pasó inadvertido y ahora sí tiene con qué captar nuestra atenta mirada.(un abrazo)

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien Lili, te ha gustado!. Muchas gracias por leer y comentar. Y la esencia de la propia flora ya estaba guardada en el tallo antes de hacerse visible...cuántas cosas nos perdemos de continuo por habitar casi permanentemente en el pensamiento...

    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar